Blogia
Naufragios y Regresos

cotidianeidad durante las vacaciones de verano

Actualización tardía.

La verdad es que no sé por donde empezar a contar (pues es mucha la rutina estas vacaciones). Normalmente me suelo levantar al medio día, pues la noche anterior me acuesto tarde y me sienta estupendamente dormir muchas horas. Por la tarde me voy a tomar café con una amiga al café Bianco, una cafetería megapija. Y me acuesto a las tantas después de charlar en una plaza. Por cierto, siendo yo de un pueblo de costa, no he ido a la playa (lo cierto es que tiene delito). Echo de menos la bella Granada y a mis niñas (a Saudade), las clases de portugués, las risas en la biblioteca de la facultad, las conversaciones en un banco, la cafetería o por el messenger; lo echo en falta. También echo de menos mis pláticas con Charlotte entre cervezas y nuestras marchas. Otra cosa que me ha ocurrido es que me he hecho una quemadura bastante considerable en la pierna izquierda, y tengo que estar todos los días limpiándomela con una infusión de hierbas y curármela con una pomada, es un poco desagradable. Es posible que pronto haga una escapada a Málaga, si lo hiciera ya contaría mis peripecias acá, en el blog. Pero lo que espero con más interés es el viaje de estudios con mis romanistas preferidas a León, todo se andará. Pasad un buen verano. Y al clan de mis niñas les digo: "las niñas buenas van al cielo, las malas a todas partes".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres